Cajón de sastre

Latigazo cervical

Una de las lesiones más frecuentes y recurrentes tras un accidente de tráfico es la conocido como síndrome de latigazo cervical, esguince cervical o wiplash. Si por desgracia has tenido un accidente y has sufrido un latigazo cervical, quédate conmigo y te explico a qué deberás atenerte

El latigazo cervical como lesión más frecuente tras un accidente de tráfico

El latigazo cervical o cuponazo cervical como hay quien prefiere nombrarlo, es la lesión que se sufre con más frecuencia tras un accidente. Varios son los factores determinantes para ello, pero sin ningunda duda los más importantes son los siguientes:

  1. Se trata de una zona del cuerpo compleja y débil. Hemos de tener en cuenta que la musculatura del cuello no está hecha para soportar grandes fuerzas sino para permitirnos girar la cabeza y mirar hacia allí donde queramos.
  2. Se trata de una zona del cuerpo que sujeta por uno de sus extremos la cabeza. Como es sabido, la cabeza suele tener un peso aproximado de 5-6 kilogramos. Ese detalle es importante. Cuando sufrimos un latigado cervical o un cuponazo cervical como suele referirse de forma despectiva, la cabeza se despalza a gran velocidad y de forma descontrolada. Será el cuello el que deba resistir y amortiguar ese desplazamiento. Y claro está, nuestro cuello no está pensado para esos movimientos de aceleración-desaceleración. Ni para elongarse y retrotraerse de una forma tan brusca y subida ni para soportar esas energías.

De lo expuesto es lógico pensar que no se requiere de accidentes demasiado fuertes para que podamos hablar de latigazo cervicao o “cuponazo cervical” como ha venido acuñándose recientemente. En Estados Unidos, país adicto a las métricas y parametrizaciones, se concluyó allá por el año 2001 que la incidencia del latizago cervical podía alcanzar cotas superiores al 50% de los casos.

La mayor incidencia en le caso de las mujeres

También hemos de tener en cuenta que en materia de latigazo cervical o cuponazo cervical, las mujeres son propensas a sufrirlo. Así lo reflejan autores como Enrique Dorado Fernández y otros al señalar que el esguince cervical la incidencia en el sexo femenino es del 57,52% mientras que en el masculino es del 42,48%. En el estudio realizado y titulado”Valoración médico forense del esguince cervical“, se concluye además que el tiempo de sanidad del latigazo cervical en mujeres es de entre 31 y 90 días. por último, el porcentaje de secuelas en mujeres es del 64,3% de los casos estudiados. Esas secuelas suelen ser cervicalgias, generalmente de grado grave (56% de las mujeres que tuvieron secuelas tras el accidente).Si quieres saber más al respecto, puedes consultar el artículo al que te enlazamos aquí.

 

 

La dinámica lesional en función del lugar por el que se ha impactado a nuestro vehículo

Imágenes como la que te hemos adjuntado son muy comunes tras sufrir un accidente. Sobretodo cuando golpean nuestro coche por detrás. Cuandorecibimos un golpe por la parte posterior de nuestro coche, nuestra cabeza y cuello son proyectados hacia adelante sin que ningún medio físico de protección lo impidan. De ahí que se produzca el movimiento de aceleración y desaceleración. Está demostrado científicamente que el cuello resiste mejor los golpes que se reciben desde los lados del vehículo. La postura corporal adoptada en el momento de sufrir el impacto también determinan la producción y alcance de las lesiones. En relación a la dinámica lesional en función del lugar por el que impacten nuestro vehículo, te adjuntamos algunas imágenes ilustrativas al respecto.

¿Se comprende ahora por qué los impactos reicibidos por detrás y por delante son más lesivos que los laterales en meateria de latigazo cervical? El movimiento del cuello es brusco y antinatural. Sobretodo en la fase de retorno al reposacabezas. La elongación y fuerza a la que se somete al cuello puede derivar en graves lesiones óseas (fractura de vértebras), tendinosas e inclusio venosas y arteriales. No es de extrañar que el latigado cervical o mal llamado cuponazo cervical genere tantas bajas médicas. Es frecuente, impeditivo, doloros y molesto. Es normal que ante la presencia del síndrome de latigazo cervical, deban hacerse varias pruebas médicas para descartar lesiones ocultas.

Factores pronosticadores del latigazo cervical o cuponazo cervical

Existe mucha literatura al respecto. Autores como R. Jesús Regal Ramos se ha eco de diferentes estudios en los que se indican como factores pronóstico más importanteas de la existencia y gravedad del latigazo cervical o cuponazo cervical, los siguientes:

  1. El sexo (mayor prevalencia y gravedad en mujeres que en hombres)
  2. La edad (mayor prevalencia a medida que se avanza en la edad de la víctima del accidente)
  3. Existencia o no de reclamaciones legales en curso en las que se debaten indemnizaciones
  4. Existencia y duración de la baja laboral
  5. Antecedentes de patología psiquiátrica
  6. Nivel de educación
  7. Mayor dificultad para conciliar el sueño
  8. Intensidad del dolor
  9. Cervicoartrosis previa

Los factores expuestos pueden explicar por qué en determinados casos, accidentes de intensidad similar derivan en latigazos cervicales de diferente consideración. A los factores expuestos deberían de añadirse otros como la posición adoptada en el momento del impacto así como la posibilidad o no de anticiparse al accidente. Y es que no es lo mismo recibir el impacto de otro vehículo con una posición corporal rígida que relajada, entre otras cuestiones.

 

Las secuelas derivadas del latigazo o mal llamado cuponazo cervical ene l baremo de accidentes de tráfico

Hemos indicado en otro punto de esta entrada que no es infrecuente que tras sufrir un accidente de tráfico queden secuelas. En ese sentido podemos preguntarnos, ¿qué pasa entonces? Deberemos de recurrir al baremo de accidentes de tráfico para ver cómo se valoran. Lo primero que hay que decir es que la secuela por latigazo cervical o “cuponazo cervical” se evalúa por puntos. Bien sea el perito médico que hayas buscado tú o el que haya buscado la compañía aseguradora, evaluará tu situación. Después de examinarte y para el caso de que aprecie secuelas, las puntuará. Y con esa puntuación deberás consultar el baremo. Bueno, si lo prefieres lo podemos hacer nosotros por ti. Lo hacemos casi a diario, con lo que estamos acostumbrados. A eso y a reclamar indemnizaciones tras sufrir un latigado cervical o “cuponazo cervical” como gusta llamar al sector actuarial de los seguros.

Antes que nada has de saber que los importes se van actualizando año a año. Es por eso que has de consultar el importe al que se paga cada punto de secuela en el momento de producirs el accidente. Si el latigazo cervical o “cuponazo” cervical lo sufriste el año 2018 y recibiste el alta el año 2019, los importes han de ser los relativos al año 2018. ¿Si? Pues seguimos.

 

 La valoración de los puntos por secuelas

Las secuelas derivadas de síndrome de latigazo cervical o como llaman los seguros y algún medio de comunicacióncuponazo cervical“, se cuantifican de acuerdo a lo establecido en la Ley. En nuestro caso, nos referimos a la Ley 35/2015 de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, en su artículo 93. A su vez, el artículo 107 de esa ley nos dice, a los efectos de lo que nos interesa, que

“(…) La indemnización por pérdida de calidad de vida tiene por objeto compensar el perjuicio moral particular que sufre la víctima por las secuelas que impiden o limitan su autonomía personal para realizar las actividades esenciales en el desarrollo de la vida ordinaria o su desarrollo personal mediante actividades específicas (…)”.

Es decir, aquí ya no hablamos de tipos de perjuicio causados por las lesiones. Aquí hablamos de qué sucede si tras el alta médica, que habiendo seculesa será por mejoría y no por curación, contamos con puntos de secuelas a nuestro favor.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *