3 beneficios de la custodia compartida para los hijos

3 beneficios de la custodia compartida para los hijos
Valore este post

No es la primera vez que hablamos de custodia compartida en este blog. Sin embargo, nunca habíamos hablado de los 3 beneficios de la custodia compartida para nuestros hijos. Si el tema te interesa, ¡Quédate!

¿Qué es la custodia compartida?

La custodia o guarda compartida versa sobre la forma en la que los progenitores repartirán la guarda de los hijos comunes. La forma en la que los progenitores acuerden, o el Juez imponga el régimen de guarda, no supone la pérdida de la patria potestad. La custodia compartida es una de tantas formas de regular las relaciones parentales tras una crisis matrimonial, como puede serlo también la guarda exclusiva con régimen de visitas para el otro progenitor.

A modo no exhaustivo, nuestro Tribunal Supremo señaló en su sentencia 2840/2017 de 13 de julio de 2017, que el régimen de custodia compartida debe considerarse como

«(…) normal e incluso deseable, porque permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aún en situaciones de crisis, siempre que ello sea posible y en cuanto lo sea (…)».

Como podemos ver, existe una clara preferencia por el régimen de custodia compartida si su aplicación práctica es posible.

 

¿Qué implica la guarda del hijo o hija?

La guarda del hijo común es algo que se desplaza con él. De esta forma, la ostenta cada progenitor cuando está en compañía del hijo o hija. Esa custodia o guarda supone que el progenitor que la ostenta en cada momento, debe tomar decisiones sobre cuestiones cotidianas del día a día de los hijos. Qué duda cabe que entre esas decisiones está, por ejemplo, llevar a los hijos al médico si se encuentran mal, por ejemplo.

 

El interés superior del menor

No nos cansamos de repetir que el criterio para acceder a una custodia compartida o guarda compartida, es el del interés superior del menor. Es un concepto jurídico ambiguo, acuñado por vez primera en la Convención de los Derechos del Niño de 1989. Por la vía de ese interés, toda decisión que afecte a un niño, niña o adolescente, lo ha de ser en su interés. Y claro está, una decisión puede no ser aceptada por el hijo o hija pero si es lo mejor para su interés, es una decisión acertada y legalmente justificada.

 

Beneficios de la custodia compartida

La custodia compartida o guarda compartida son muchos. La convivencia de los hijos con cada uno de los progenitores ayuda a minimizar conflictos entre padres y madres y promueve que ambos deban ponerse de acuerdo en todo lo relativo a los hijos. Debemos recordar que es un derecho no sólo de los progenitores, sino sobre todo de los hijos, el poder estar en compañía de ambos progenitores.

En ese contexto, te exponemos los 3 beneficios principales de la custodia compartida. Toma nota:

Favorecimiento de la comunicación entre progenitores

Podemos señalar que la custodia compartida o guarda compartida, promueve el establecimiento de un clima de comunicación entre progenitores. Compete a ambos decidir y resolver los conflictos que afecten a los hijos comunes. La resolución de cuestiones como saber qué progenitor acudirá a una reunión del colegio o qué progenitor llevará al hijo al futbol, pasan por una buena relación entre progenitores. El favorecimiento de la comunicación entre progenitores es uno de los 3 beneficios de la custodia compartida porque ayuda a que el niño perciba el menor número de cambios posibles.

Contacto continuo con ambos progenitores

La custodia compartida o guarda compartida elimina la figura del «régimen de visitas«. Ese régimen comporta que uno de los progenitores sea percibido como un perdedor o como menos importante para la crianza de los hijos. La custodia compartida evita que uno de los progenitores pueda llegar a desvincularse del hijo. Además, promueve que los hijos perciban a ambos progenitores como igual de necesarios en su desarrollo.

Añadido a lo anteriormente expuesto, la custodia compartida facilita que nuestros hijos desarrollen una mentalidad sana y acepten mejor la separación de los progenitores. En ese contexto, reduce también muchas incertidumbres, pues los hijos no perciben que la ruptura se haya debido a su culpa. Es decir, facilita la comprensión de la ruptura del matrimonio y facilita su asimilación. En otras palabras, reduce la sensación de culpabilidad de nuestros hijos al no percibir la separación como algo traumático y de lo que son responsables.

Normalización de la nueva situación

La custodia compartida facilita que los hijos normalicen la nueva situación mucho mejor y más rápido. Con el paso del tiempo, los horarios y rutinas de nuestros hijos van adaptándose sin esfuerzos. Los hijos perciben que siguen contando con un padre y una madre y eso no cambiará. La nueva situación generada, cuando se accede a la custodia compartida, permite que los hijos se vean menos afectados y expuestos a traumas en un futuro. Con la custodia compartida, los hijos no siente que hayan perdido a su familia y facilita que en el futuro, comprendan que la separación física de los progenitores es algo independiente a la estima, cariño y afecto hacia los hijos.

Esperamos haberte presentado los 3 beneficios de la custodia compartida para los hijos, de forma amena pero clara. Como abogados especializados en derecho de familia, apostamos por la custodia compartida siempre que sea posible. El tiempo, los estudios científicos y nuestra experiencia personal, nos demuestran que es la mejor opción para nuestros hijos. Si el artículo te ha resultado interesante, compártelo. Muchas gracias por leernos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.