Derecho laboral y de la Seguridad Social

Incapacidad permanente por hernia discal L5-S1

incapacidad permanente por hernia discal L5-S1

En otra ocasión te hemos hablado de la cervicopatia y la revisión por el tribunal médico. Hoy hablamos de la incapacidad permanente por hernia discal L5-S1 es posible en determinados casos. Si este tema te interesa y quieres saber más, ¡Sígueme!

Qué es la hernia discal

Antes de analizar la incapacidad permanente por hernia discal L5-S1, hemos de hablar de la hernia discal. Podemos definir la hernia discal como una discopatía degenerativa de la columna vertebral. En esta enfermedad, parte del disco intervertebral se desplaza hacia la raíz nerviosa. La dolorosa consecuencia es la presión o aprisionamiento del nervio afectado.

Debes tener en cuenta que la columna vertebral está formada por huesos llamados vértebras. La columna comprende desde la zona cervical hasta la parte lumbar. Entre cada vértebra tenemos unas almohadillas llamadas “discos”. Esos discos, a su vez, se componen de un anillo fibroso y su núcleo pulposo.

La función de los discos intervertebrales es la de amortiguar la columna vertebral. Además, permiten el movimiento de las vértebras, pues de lo contrario no podríamos agacharnos o girarnos para coger cualquier objeto. Además, sin esos discos las vértebras se desgastarían rápidamente por el roce entre ellas.

¿Qué causa la hernia discal?

Sin ánimo de ser exhaustivos, la hernia la provocan un exceso de peso, determinadas posturas en el trabajo, hábitos como el sedentarismo o el tabaco y la genética. Seneca ya nos decía hace más de 2000 años que la falta de ejercicio y movimiento comportaba la falta de sujeción de nuestro esqueleto. El deporte moderado puede ayudarnos a evitar la aparición de la hernia discal.

¿Qué síntomas nos dará la hernia discal?

También de forma resumida, la hernia discal causa dolor lumbar. Puede causar también dolor en los glúteos en función de donde se produzca la hernia. Cuando ese dolor nos recorre la pierna, hablamos de ciática, que puede cursar incluso sin dolor lumbar. El entumecimiento o falta de sensibilidad es otro signo característico. Si tenemos pérdida del control de los esfínteres, tenemos un signo bastante claro y grave del llamado síndrome de cola de caballo.

 

Solicitar asesoramiento

Problemas con el anillo fibroso del disco intervertebral

Ya te hemos dicho que los discos vertebrales se componen de un anillo fibroso. Pues bien, si ese anillo se desgarra o rompe, el contenido del núcleo pulposo se extravasa. Es decir, sale del lugar en el que estaba alojado y provoca la hernia allí a donde va a parar. Ese líquido extravasado pasará a comprimir algún nervio, generando dolor. Huelga decir que en la zona en la que se produce la rotura del disco, la movilidad ya no será fluida sino todo lo contrario.

No hay edad para padecer una hernia discal

Pese a que la gente piense que las lesiones de espalda son sólo fruto de una edad avanzada, se equivoca. Desde predisposición genética hasta un uso excesivo, continuo y exigente de la espalda (maratones, triatlones, saltos), pueden generar dolencias en la espalda. Eso le puede suceder a una persona de 25 años antes que a otra de 60 en determinadas circunstancias.

¿Qué tipos de hernias discales hay?

Antes de hablar de la incapacidad permanente por hernia discal L5-S1, hemos de hablar también de los tipos de hernias. Hay varias regiones en la espalda y no todas son igual de propensas a una hernia discal. La región lumbar (vértebras L4-5) es la más propensa a padecer una hernia. Por otro lado, los discos de las vértebras cervicales (vértebras C5 a C6) ocupan el segundo puesto en frecuencia de hernias. Es lógico pensar que las lumbares sean las primeras. Al soportar más peso del cuerpo, se someten a mayor tensión y fuerza de impacto.

Además de lo dicho, has de tener en cuenta lo siguiente. La hernia discal causa lo que los médicos llaman “radiculopatía“. ¿Qué es eso? Se trata de la disminución sensitiva o motora de la raíz nerviosa de la columna o médula espinal. Dicho de otra manera, la radiculopatía se caracteriza por la lesión o comprometimiento de uno o más nervios y sus raíces. Esa compresión causa el surgimiento de síntomas como dolor, hormigueo, sensación de shock o debilidad de los miembros en función de los nervios afectados.

La hernia discal en el nivel L5-S1

Al nivel de L5-S1, tenemos un pinzamiento del nervio S1. En ese caso, apreciamos pérdida del reflejo del tobillo e imposibilidad de elevar los dedos de los pues. También es frecuente la aparición de entumecimiento y dolor que puede irradiarse hasta la planta o el exterior del pie. La literatura médica nos habla también de hormigueo en la cara exterior de la pierna, el dorso del pie, la planta del pie, el borde interior del pie y el dedo gordo [1].

De ahí que podamos afirmar que los dolores que provoca la hernia de disco pueden llegar a ser altamente incapacitantes. Tanto como para solicitar al INSS una incapacidad permanente, bien sea parcial, total o absoluta para todo trabajo.

 

 

 

Solicitar asesoramiento

La incapacidad por hernia discal

En función de las limitaciones generadas por la hernia discal, es posible que puedas optar a alguna de los 3 tipos de incapacidad que hemos mencionado. Si te has sometido a una operación, es muy probable que hayan quedado secuelas. En función de la pérdida de movilidad, la limitación funcional y los dolores persistentes, podrás optar a uno u otro tipo de incapacidad.

También hemos de hablar de la recurrencia. Pese a haberte operado o haber seguido un tratamiento con analgésicos, inyecciones de cortisona o relajantes musculares, en aproximadamente el 10% de los casos, vuelve a aparecer otra hernia en el mismo lugar.

 

Para saberlo, resulta muy importante evaluar y estudiar los informes y diagnósticos médicos y clínicos. Esos informes nos dirán en qué estado estás y qué limitaciones tienes. La incapacidad permanente por hernia discal L5-S1 dependerá de esas circunstancias.

Incapacidad permanente parcial

Tal y como señala la Orden de 15 de abril de 1969 sobre normas de aplicación y desarrollo de prestaciones por invalidez, la hernia es tributaria de incapacidad permanente parcial si produce en el trabajador una disminución de su capacidad de ganancia en su profesión de, al menos, el 66%.

Incapacidad permanente total

En este caso, la hernia de disco comporta que el trabajador no pueda realizar todas o algunas de las tareas fundamentales de su profesión. La declaración de ese grado de incapacidad es compatible con otro trabajo, siempre que sea adecuado a su estado de salud. De existir controversia, el INSS podría instar un procedimiento para ver si ha habido mejoría de la hernia de disco.

Incapacidad permanente absoluta

En este caso, la hernia que padece la persona le incapacita para trabajar en cualquier profesión. Sólo las hernias más graves pueden comportar un estado física tan limitante como para acceder a ese grado de incapacidad.

¿Qué puedo llegar a cobrar por la incapacidad?

El importe irá ligado al tipo de incapacidad que se te reconozca, pues no se cobra lo mismo ante una incapacidad permanente parcial que ante una gran invalidez. A modo de ejemplo:

Pensión por incapacidad permanente total

El cálculo de la pensión se realiza sobre la base de cotización de los últimos 8 años. Si tu salario es de 2000.-€, cobrarás una pensión del 55% de ese importe. En resumen, tu pensión ascenderá a 1.100.-€ brutos. Ese porcentaje sobre la base reguladora asciende al 75% cuando el trabajador alcance los 55 años si no está trabajando en otro empleo que sea compatible con la pensión.

Como hemos dicho, en la incapacidad permanente total, el trabajador puede desempeñar su carrera profesional en otro empleo, siempre que sea compatible con su estado de salud. El aumento del 55 al 75% de la base reguladora a partir de los 55 años de edad obedece a la dificultad que puede tener una persona para encontrar otro empleo a esa edad.

Gran invalidez

En este caso, además de cobrar el importe de la pensión absoluta, el trabajador percibe un complemento. Ese complemento es de un mínimo del 45% y hasta un 90%. Una persona que por ejemplo haya estado cotizando por 2000.-€ al mes, puede llegar a cobrar una pensión de entre 2.900.-€ y 3.800.-€ brutos.

Esperamos haberte aclarado las dudas con las que has iniciado la lectura de este artículo. Como ves, la incapacidad permanente por hernia discal L5S2 es posible. Habrá que estar a la gravedad de la discopatía, el dolor y la limitación funcional causada. Ahora bien, no cabe duda de que es posible optar a un determinado grado de incapacidad en tu caso. Deberemos estudiar tu caso con detenimiento y hacer que nuestro perito médico evalúa los datos médicos y clínicos. Si quieres que te asesoremos, sólo tienes que contactar con nosotros.

 

[1]: Encarnación Ayala. Hernia de disco. Farmacia comunitaria. Volumen 23. número 6. Año 2009

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *