Derecho laboral y de la Seguridad Social

Incapacidad permanente sin estar de baja

incapacidad permanente sin estar de baja

En esta ocasión y ante las varias solicitudes recibidas, hoy hablamos de la incapacidad permanente sin estar trabajando. ¿Es posible acceder a ella en esa situación? Si el tema te interesa, ¡Sígueme!

Solicitud de incapacidad permanente… ¿Sin previa baja?

En otra entrada ya te explicamos todo sobre el alta médica voluntaria. En este ocasión pretendemos exponerte si es posible acceder a ella sin estar trabajando. Mucha gente piensa que si no está trabajando, no puede acceder a una incapacidad permanente. ¿Es esto cierto? No. Rotundamente no. Una persona puede solicitar y acceder a una incapacidad permanente. Es por ello que si te preguntas por el tiempo que hay que estar de baja para solicitar una incapacidad, te respondemos que puedes solicitarla incluso estando trabajando, sin causar baja previa. Es por eso que tú, lector, debes saber que puedes solicitar una incapacidad permanente sin estar de baja médica, aunque lo recomendable es que hayas causado baja médica antes de instar la solicitud.

Dicho de otra forma, sí se puede pedir una incapacidad permanente sin estar trabajando y para acceder a ella, el Tribunal Médica evaluará tu situación personal y el trabajo que vienes o venías desarrollando. No obstante, te indicamos que es bastante habitual que si no se está en situación de incapacidad temporal previa, el INSS rechace tu solicitud de incapacidad permanente y la prestación que lleva aparejada.

 

¿Cómo solicito la incapacidad permanente?

En el punto anterior te hemos dejado claro que puedes solicitar una incapacidad permanente sin estar de baja. En este punto te decimos cómo hacerlo. Tú mismo/a puedes entregar el formulario facilitado por el Instituto Nacional de Seguridad Social pinchando aquí y seleccionando el formulario adecuado. Una vez rellenado el formulario, puedes enviarlo por correo ordinario a la Dirección Provincial que corresponda, en función del municipio en el que vivas.

Si lo prefieres, puedes exponernos tu caso y en función de la documentación clínica y de la opinión de nuestro médico experto en negligencias médicas y valoración del daño corporal, presentaremos un escrito personalizado y ajustado a tu situación junto con un informe pericial médico, más completo que el formulario del INSS. Ten en cuenta que cuanto más precisa y mejor explicadas estén tus dolencias e impotencia funcional, más fácil será acceder a la incapacidad permanente sin estar de baja.

 

He presentado la solicitud. Y ahora….

Si ya has presentado la solicitud, has dado el primer paso. Debes saber que ahora, el INSS dispone de hasta de 135 días para responder a tu solicitud de incapacidad permanente sin haber causado baja médica. Si has hecho una buena solicitud y tu situación es merecedor de acceder a la incapacidad permanente, el INSS te reconocerá dicha incapacidad permanente. En ese caso, la resolución que recibas en tu domicilio te dirá si la incapacidad concedida es parcial, total, absoluta o bien una gran invalidez. Junto a ese reconocimiento, el INSS te señalará el importe que pasarás a percibir.

 

Y si no estoy de acuerdo con la resolución del INSS…

En ese caso o en caso de denegación de tu solicitud, tienes 30 días para presentar un recurso administrativo contra dicha resolución. Pocas son las ocasiones en las que se deniega una incapacidad o se reconoce una determinada incapacidad permanente o un determinado grado de incapacidad y tras el recurso, el INSS la modifica. Es por eso que desestimado el recurso presentado, no nos quedará más opción que recurrir a la jurisdicción social en defensa de nuestros intereses.

 

Requisitos a cumplir antes de solicitar la incapacidad permanente

Lo primero que debes saber es que no puedes solicitar una incapacidad permanente si ya has cumplido la edad de jubilación como regla general. Alguna vez se nos ha planteado esa pregunta y no, no es posible acceder a dicha incapacidad desde la situación de jubilación. La única excepción a esa regla es el hecho de que el diagnóstico de las dolencias que permiten acceder a dicha incapacidad permanente sea un diagnóstico tardío.

También debes cumplir con el período de carencia genérico fijado por la Ley General de la Seguridad Social. Valga decir que no podrás acceder a la incapacidad permanente pese a tu maltrecha situación personal si no cumples con esos períodos genéricos y que te señalamos a continuación:

  1. Personas con menos de 31 años: haber cotizado 1/3 parte del tiempo que va desde los 16 años hasta la edad en la que se produce el hecho causante de la incapacidad.
  2. Personas con más de 31 años:  haber cotizado por lo menos 5 años y 1/4 parte del tiempo que media desde los 20 años hasta el momento en el que se produce el hecho causante de la incapacidad.

También podrá optarse a dicha incapacidad en aquellos casos en los que mediando enfermedad común o accidente no laboral, el solicitante cuente con un mínimo de 15 años cotizados y que al menos 3 de esos 15 años cotizados, se produzcan dentro de los 10 últimos años cotizados.

Esperamos haberte ayudado y orientado. Si tienes dudas acerca de si en tu situación es posible acceder a una incapacidad permanente, no dudes en consultarnos. Nuestro médico evaluará tu caso y en función de su diagnóstico, argumentaremos la procedencia de tu incapacidad mediante razones jurídicas de peso. Esperamos contactar contigo y empezar a trabajar por ti y tu futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *