¿Qué es el punto de encuentro familiar?

qué es el punto de encuentro familiar
4.9/5 - (97 votos)

Si tienes un régimen de visitas con respecto a tu hijo, es posible que estés viendo a tu hijo una o dos horas dos veces por semana en el punto de encuentro familiar. También puede que estés haciendo los intercambios de tu hijo en ese  punto de encuentro. Tal vez se decidió que esa forma de recoger y entregar a tu hijo redundaba en el interés superior del menor. Suele ser una medida que se adopta cuando entre progenitores existe una alta conflictividad. Si quieres saber más acerca de qué es el punto de encuentro familiar, ¡Sígueme! 

El punto de encuentro familiar o PEF

Tal y como exponen diversos medios de comunicación como el Heraldo de Aragón, los puntos de recogida son el único recurso que posibilita la entrega y recogida de nuestros hij@s sin que los progenitores entren en contacto. Como ya te hemos avanzado, el punto de encuentro familiar se usa en aquellos casos en los que existe un alto grado de conflicto entre madre y padre. Su uso pretende evitar que el menor sufra cada vez que, por desgracia, ha de «cambiar de manos«.

Se trata de un servicio gratuito para sus usuarios. Aspira a convertirse en un espacio neutral en el que se pueda garantizar el régimen de visitas de los menores. De esta forma, se intenta que menores y progenitores puedan relacionarse durante procesos de separación o divorcio conflictivos. Para ello, el recurso al punto de encuentro familiar ha de venir recomendado por el interés superior del menor. Normalmente, el PEF es el paso previo a que se extienda el régimen de visitas o incluso se acuerde una custodia compartida.

En resumen, el punto de encuentro familiar es o debería ser un lugar neutral y transitorio con personal calificado. Su destino es o debería ser atender y prevenir la problemática que surgen en procesos de conflictividad familiar más o menos severa. En concreto, se utiliza para el cumplimiento del régimen de visitas de hj@s establecidos en supuestos de separación o divorcios o cuando la Administración Pública ejerce la tutela de los menores. Su finalidad, la protección de los menores.

 

Qué garantiza el punto de encuentro familiar

Grosso modo ya te hemos dicho qué es el punto de encuentro familiar. Ese servicio pretende garantizar que las relaciones entre hij@ y progenitor no custodio se lleven a cabo sin resultar un perjuicio para los hijos. Ahora bien, ¿hasta cuándo? Pues hasta que la situación de conflicto se normalice. Es decir, el punto de encuentro se mantiene hasta que las circunstancias que dieron pie a su inicio se eliminen o se reduzca la tensión.

 

Quién decide el acceso al PEF

Como ya hemos señalado, el punto de encuentro familiar o PEF tiene un fin o razón de ser. Ahora bien, ¿quién decida que deba recurrirse a él? El Juez pueda acordar recurrir a ese servicio cuando se detectan situaciones de riesgo para el hij@. Para ello, se requiere que el Equipo Técnica adscrito a los Juzgados lo aconseje.

También puede acordarlo el Juez si uno de los progenitores lo solicita. Ese progenitor debe acreditar la necesidad de recurrir a esa medida y el Juez no está vinculado por dicha petición. Los abuelos también pueden solicitar al Juez ese recurso si acreditan no poder llevar a cabo el régimen de visitas de otra manera.

En casos en los que se acuerda una orden de protección a víctimas de violencia doméstica, el Juez de Instrucción también puede acordar el recurso al punto de encuentro familiar como una más de las medidas civiles a su alcance.

 

Solicitar asesoramiento

Para qué se usará el PEF

Una vez que ya sabes qué es el punto de encuentro familiar, te explicamos sus usos de forma más detallada. En el punto de encuentro familiar se:

  1. Recoge y entrega al hij@ común en cada intercambio, como ya te hemos avanzado.
  2. Se ha acordado que las visitas de uno de los progenitores (suele ser el progenitor no custodio) esté tutelada o supervisada. Circunstancias que aconsejan esa supervisión son aquellos casos en los que se presume que el padre no tiene habilidades parentales o puede poner en riesgo al hij@.

Como ves, lo que es el punto de encuentro familiar es un servicio público que pretende intervenir en situaciones conflictivas entre progenitores. Lo normal es que las recogidas y entregas de nuestros hijos se hagan entre progenitores en el domicilio de cada uno de ellos. También suele aprovecharse la entrada o salida del colegio para que éste haga de «puente» o «intermediario» entre progenitores. Ahora bien, en casos de alta conflictividad y en función de la edad del menor, el recurso al punto de encuentro familiar resulta necesario.

 

Conclusiones acerca del punto de encuentro familiar

Lo primero que hemos de tener presente es que el punto de encuentro familiar es un recurso público y gratuito. Ese recurso pretende garantizar que los hijos de padres separados o divorciados (o en trámites) puedan relacionarse con los dos progenitores. Se recurre a este recurso cuando la relación entre progenitores es muy conflictiva o así lo recomienda el interés superior del menor (por ejemplo, casos en los que la madre denuncia al padre por delitos de violencia de género o doméstica).

Qué objetivos tiene el punto de encuentro familiar

Te resumimos que esos objetivos son:

  • Facilitar que hijos y progenitores no custodios se encuentren. También facilita ese encuentro entre nietos y abuelos o sobrinos y tíos, por ejemplo.
  • Favorece o debería de favorecer que las entregas y recogidas de menores, en casos de régimen de visitas, se desarrollen en un ambiente seguro.
  • Pretende preservar la vinculación entre hijos y progenitores y resto de familiares.
  • Quiere evitar que la conflictividad familiar surja durante las visitas o entregas y recogidas de menores.

Las visitas en los puntos de encuentro familiar suelen ser de dos tipos:

  1. Servicio de estadas: las visitas entre hij@s y progenitores y familiares de desarrollan en las instalaciones del punto de encuentro familiar. Esos encuentros son supervisados por profesionales y sin la posibilidad de salir al exterior con el menor. Su duración máxima, al menos en Cataluña, es de 2 horas semanales.
  2. Intercambios: en ellos, se realiza la entrega del menor en el propio punto de encuentro familiar, con supervisión de profesionales. No hay permanencia en el servicio del punto de encuentro. El acceso a ese recurso público lo determina el Juzgado o la Administración, que son quienes solicitan o acuerdan el uso del punto de encuentro familiar.

Como siempre, esperamos haberte ayudado en todo lo que nos es posible. Si tienes más dudas o necesitas que alguien te ayude a revertir esa situación y poder estar más tiempo con tus hij@s, puedes  ? a nuestro despacho. También puedes enviarnos tu consulta por correo electrónico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *