Derecho laboral y de la Seguridad Social

Invalidez por epilepsia

invalidez por epilepsia

¿Es posible alcanzar una incapacidad permanente derivada de invalidez por epilepsia? Si padeces esta enfermedad y tienes serios problemas para ir a trabajar, este artículo te interesa. ¡Sígueme!

¿Qué es la epilepsia?

Antes de evaluar la invalidez por epilepsia, hemos de saber a qué nos referimos. La epilepsia es una enfermedad que se caracteriza por padecer, de forma más o menos súbita, sacudidas corporales que pueden provocar convulsiones y pérdida de conciencia [1]. Se trata de una enfermedad neurológica seria ya mencionada en el Código de Hamurabi (aunque no con ese nombre, claro está).

Más concretamente, puede definirse la epilepsia como una descarga paroxística incontrolada de neuronas en el sistema nervioso central. Esa descarga es suficientemente intensa como para originar manifestaciones clínicamente detectables [2].

¿Qué sucede tras una crisis epiléptica?

Otra cosa que hemos de hacer antes de evaluar la invalidez por epilepsia es identificar qué sucede tras una crisis. La literatura médica habla de varias fases del ataque epiléptico [3], que no siempre han de darse de forma consecutiva ni en durante el mismo tiempo, a saber:

  1. Prodom: cambios de humor y de conducta que pueden predecir la crisis unas horas antes del suceso
  2. Aura: síntoma inmediatamente anterior a la pérdida de conciencia. Tiene valor clínico para localizar el origen de la crisis en el sistema nervioso
  3. Ictus: crisis o ataque propiamente dicho
  4. Período interictal: período entre crisis epilépticas
  5. Período postictal: tiempo inmediatamente posterior al ictus. En esta fase, el paciente está confuso, desorientado o demuestra una conducta automática

Muchos son los avances que se están haciendo para detectar los orígenes de la epilepsia. En estos momentos, se cree poder identificar el gen que la causa, lo que sin lugar a dudas sería un gran avance para prevenirla y tratarla de forma eficaz .

Solicitar asesoramiento

Causas de la epilepsia

En la actualidad, la ciencia médica habla de epilepsia idiopática y de epilepsia secundaria. En relación con la primera, las casusas son desconocidas. Además y respecto a la epilepsia secundaria existen varias causas. Defectos congénitos a nivel neurológico, traumatismos derivados de accidentes o infecciones como meningitis o encefalitis pueden ser los detonantes.

Acceso a la invalidez por epilepsia

Nuestra experiencia como abogados nos demuestra que en el mayor número de casos, el cliente puede sacar una incapacidad permanente parcial. Es por eso que si la epilepsia no cursa junto con otras enfermedades más incapacitantes, las lesiones y secuelas que dejan los ataques por suerte no son tan graves como para hacer que una persona no pueda trabajar (incapacidad permanente absoluta) o necesite una tercera persona para las tareas más elementales de su día a día (gran invalidez).

Ahora bien, en aquellos casos en los que la frecuencia de los ataques así como su intensidad producen lesiones a nivel neurológico, puede optarse por una incapacidad permanente total. Para acceder al mismo, es necesario que no puedas realizar las tareas más esenciales de tu trabajo.

 

Invalidez y evaluación previa de la epilepsia

Antes de hablar de grados de incapacidad, debes acudir al especialista (neurólogo) para que se hagan estudios clínicos de tu concreto estado y las secuelas que la epilepsia va dejando. Así por ejemplo, si se acaba determinando que los ataques que padeces son graves e imprevisibles, tienes probabilidades reales de sacar a una incapacidad permanente total e incluso absoluta. Piensa que la invalidez por epilepsia depende sobre todo de los estudios médicos y los informes de especialistas.

Cuando los ataques epilépticos no son tan graves y seguidos, también se puede optar por la incapacidad en función de la concurrencia de otras patologías. Ese es el caso conocido por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias. En su sentencia de 25 de marzo de 2013, por ejemplo, concedió la incapacidad permanente total a quien padecía epilepsia y trastorno ansioso reactivo tras la muerte del marido.

Revisión del grado de incapacidad por epilepsia

Por último y adverada la incapacidad por epilepsia, siempre es posible modificar el grado de incapacidad reconocido si las circunstancias varían. Es decir, que hoy te reconozcan un grado de incapacidad permanente parcial no quiere decir que mañana no pueda revisarse el grado de incapacidad a una permanente total, por ejemplo.

Ahora bien y tal y como nos recuerda el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha en su sentencia de 12 de diciembre de 2002, no todo empeoramiento implica un grado de incapacidad superior. Al contrario, sólo aquel empeoramiento que por entidad de dolencias padecidas y repercusión en la capacidad conduzca a la merma de las facultades y aptitudes para trabajar comportan es cambio de grado de incapacidad.

Como siempre, para cualquier duda puedes consultarnos tu situación. Intentaremos orientarte para ver qué grado de incapacidad es posible alcanzar en tu caso y cómo hacerlo. Si el artículo te ha interesado, te agradeceríamos que lo compartieras.

 

 

[1]. Sanford S. Singer y Michael W. Zawada. Epilepsy. Magill’s Medical Guide (Online Edition). Year 2019 . P 5

[2]. Epilepsy Phenome/Genome Project. Diverse genetic causes of polymicrogyria with epilepsy. Epilepsia journal. February 2021. DOI: 10.111/epi.16854

[3]. Maria Mataró Serrat. Sensibilidad de las pruebas neurológicas para la identificación de las focalidades frontales en la epilepsia idiopática. Universidad de Barcelona. Año 1993

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *