Motivos para quitar la custodia a la madre

Motivos para quitar la custodia a la madre
4.8/5 - (32 votos)

En otras entradas te hemos hablado de la guarda compartida, de los beneficios de la guarda compartida o de cómo se valora judicialmente la guarda compartida. En esta ocasión, te hablamos de qué motivos para quitar la custodia a la madre. Si el tema te interesa, ¡Sígueme!

Una vez que a la madre se le atribuye la guarda y custodia de los hijos e hijas, toca «remar» para remover la resolución judicial por otra más justa. Debes saber que esa decisión no es inamovible. Es decir, es posible pasar del régimen de guarda exclusiva para la madre hacia un régimen de guarda compartida. En determinados casos, incluso es posible pasar de una custodia monoparental para la madre a una guarda exclusiva para el padre. En cada caso, debemos analizar los motivos para quitar la custodia a la madre.

 

Motivos para quitar la custodia a la madre

Ya sabes que es posible cambiar el régimen actual de guarda. Así, podemos conseguir, en función de las circunstancias, que la custodia monoparental de la madre pase a una guarda compartida o custodia para el padre, si se da un cambio sustancial de circunstancias. ¿Qué circunstancias? Las que se tuvieron en cuenta en su momento para concederle la guarda o custodia a la madre.

Las razones que permiten ese cambio de guarda son las siguientes. ¡Presta atención!

Manipular al menor en contra del padre

Este es un punto espinoso. La nueva Ley de infancia dice que las autoridades públicas no pueden hablar de síndrome de alienación parental. ¿Por qué? Porqué el síndrome de alienación parental sí existe y su autor es, en la mayoría de casos, la mujer. Tanto es así que es posible diagnosticar el síndrome de alienación parental, tanto como el síndrome de la mujer maltratada, que sí se contempla en la ley de protección integral contra la violencia de género.

Desatender el cuidado el hijo o hija y pérdida de custodia

El primer motivo es el hecho de que la madre no preste la atención o cuidados debidos a los hijos. En efecto, la madre, como el padre, es capaz de no mirar por el bienestar de sus hijos. En ese caso, estamos ante una nueva circunstancia que apunta al cambio de guarda. Nos referimos a situaciones como la de no escolarizar a los hijos, no llevarles al médico cuando toca o están enfermos, no cuidar su higiene, etcétera.

Un ejemplo poco frecuente, puede ser el de fumar a diario y constantemente en presencia de los hijos. Así lo reconoció la Audiencia Provincial de Córdoba en sentencia de 18 de septiembre de 2018. Se trata de casos en los que la madre desatiende el interés superior del menor y le somete a diario a los graves perjuicios del tabaco. Incluso a riesgo de hacer al menor o la menor, adictos al tabaco.

 

Solicitar asesoramiento

Adicciones y conductas disruptivas

Otro de los motivos para quitar la custodia a la madre, es la existencia de graves adicciones o conductas disruptivas como alcoholismo, adicción a drogas... Como conductas disruptivas hablamos de llevanza de vidas que perjudican a los hijos o suponen un mal modelo de vida. Nos referimos a vivir cambiando de domicilio de forma constante, dejar la crianza de los hijos al cargo de compañeros de piso esporádicos y demás conductas afines. Otros motivos, como dejar que el hijo pase horas y horas al día jugando a videojuegos como Fortnite, ha sido tenido en cuenta por parte de la Audencia Provincial de Pontevedra como habilitante para la retirada de la custodia de la madre. Claro está, hablamos de casos en los que la madre consiente que el niño no estudie o incluso no vaya al colegio para quedarse «enganchado a las maquinitas». Es decir, nos referimos a casos de adicción de los hijos, no tratados por médico especialista por la inacción de la madre.

Cambio de domicilio a grandes distancias entre progenitores

Otro de los motivos para quitar la custodia a la madre, puede ser éste. Como motivo único, no comportará el cambio pero suma. Si la madre quiere irse a trabajar a Estados Unidos, por ejemplo, está claro que priva al padre de ver a los hijos. En ese caso y ante la negativa del padre al cambio de domicilio del hijo, deberá someterse el asunto a un Juez. Si este entiende que la modificación en la vida del menor redunda en un perjuicio a su interés superior, la madre puede perder la custodia del hijo. En ese caso, ésta deberá decidir entre irse sola o quedarse en España.

Condenas por delitos violentos o por abuso de menores

Agredir física o psíquicamente al hijo o hija común o abusar sexualmente de ellos, si la madre es condenada, es un motivo claro. En estos casos, la madre puede perder incluso la patria potestad que ostente en relación con le hijo o hija. En cualquier caso, la custodia se perderá si la madre ingresa en prisión para extinguir la condena que se le haya impuesto. Eso es lo que sucedió en el caso enjuiciado por el Tribunal Supremo en sentencia de 13 de enero de 2017.

 

Solicitar asesoramiento

Suspensión cautelar de la custodia atribuida a la madre

Debes saber que el juez puede suspender cautelarmente el ejercicio de la patria potestad o la guarda y custodia de la madre. Para ello y a petición del padre, del Ministerio Fiscal o de oficio por el Juez, debe constatarse la existencia de un peligro o grave perjuicio al menor. En esos casos, lo más normal es que la guarda o custodia se atribuya al padre. Nos referimos a casos en los que, por ejemplo, se constata que la madre coloca al hijo o hija en situaciones de riesgo o desamparo de menores. Otro ejemplo es la constatación de abuso a menores o agresiones físicas o psíquicas por la madre.

 

Procedimiento de modificación de medidas

Para cambiar de una guarda exclusiva o monoparental de la madre a un régimen de guarda compartida o monoparental para el padre, hay que iniciar un procedimiento judicial. Ese procedimiento se llama procedimiento de modificación de medidas. Allí es donde deberemos exponer las razones que apuestan por el cambio de guarda o custodia promovido, para que el juez entienda que las nuevas circunstancias redundan en el cambio pretendido. Ese cambio debe fundarse en que es el que mejor defiende el interés superior del menor.

 

Esperamos que este artículo haya sido de tu interés. Si conoces a otro padre al que le pueda interesar, compártelo para que sepa hasta donde debe aguantar y cuando puede intentar recuperar a su hijo. Te esperamos en una próxima entrada de este blog.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *