Derecho laboral y de la Seguridad Social

Depresión. ¿Puede dar lugar a una incapacidad permanente absoluta o total?

depresión como patología puede dar lugar a una incapacidad permanente absoluta

¿Puedo solicitar la incapacidad incapacidad permanente por depresión? Sí, en determinados casos. ¿El tema te interesa pues refleja tu actual situación? Hoy hablamos de la depresión como patología que puede dar lugar a una incapacidad permanente absoluta ¿Me sigues?

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno mayor considerado como una enfermedad seria. La depresión afecta negativamente a cómo nos sentimos, cómo pensamos o incluso cómo actuamos [1]. Afortunadamente, poco a poco se descubre más acerca de cómo tratarla. Cuando hablamos de depresión, nos referimos a sentimientos de cansancio y abatimiento. También hablamos de falta de interés y apatía más o menos generalizada y más o menos intensa en función de cada caso. Además, la depresión puede derivar en diferentes tipos de problemas, psicológicos e incluso físicos.

 

Características de la depresión

Antes de analizar la incapacidad permanente por depresión, debemos conocer algo más acerca de la depresión. Sus signos principales son los siguientes:

  1. Sentimientos de desesperación
  2. Dificultad para pensar, concentrarse o tomar decisiones
  3. Pérdida de apetito
  4. En casos severos, pensamientos autolíticos e ideas suicidas

Estos son algunos de los signos más importantes. En caso de detectar alguno o alguno de ellos, debemos acudir a un especialista. Es sabido que un diagnóstico temprano puede ayudar a superar la enfermedad con mayor facilidad. Claro está, no toda depresión es igual. Las hay más severas que otras. De la gravedad de la depresión o concomitancia con otras enfermedades, dependerá el acceso a la incapacidad permanente por depresión.

Solicitar asesoramiento

La depresión y la baja laboral

Como sucede en cualquier tipo de enfermedad, debes saber que se puede causar baja por depresión por contingencia común o bien como contingencia profesional.

En el primer caso, la depresión halla su causa en circunstancias ajenas al trabajo. Nos referimos al surgimiento de la depresión por circunstancias personales tales como la pérdida de un familiar querido. En el caso de las contingencias profesionales, la depresión encuentra su origen en el trabajo. Las causas más comunes son el moobing o acoso laboral o un alto grado de estrés. En este segundo caso, tu baja laboral la gestionará la Mutua que haya contratado tu empresa.

 

La incapacidad permanente total o absoluta

La depresión como patología puede dar lugar a una incapacidad permanente absoluta o a una total. La mayor presión a la que los trabajadores venimos siendo sometidos, nos arrastra en algún momento de nuestra vida al abismo de una depresión. No es casualidad que los antidepresivos sean uno de los tres medicamentos consumidos por las personas en sociedades occidentales como la nuestra.

No cabe duda de que una depresión severa, correctamente diagnosticada y que refleja una clara incapacidad para trabajar, puede ser tributaria de una incapacidad. Que esa incapacidad total para la profesión habitual o absoluta dependerá de la gravedad de la misma.

En ese sentido, necesitarás que los facultativos médicos que traten tu asunto, hayan diagnosticado un trastorno depresivo mayor. En otras palabras, la depresión como patología puede dar lugar a una incapacidad permanente absoluta o total si reviste de gravedad suficiente. Además, los facultativos médicos deberán reflejar en sus informes que imposibilidades derivan de tu patología. En ese sentido, es importante que los médicos especialistas detallen que tus circunstancias personales te imposibilitan trabajar.

Por último, para acceder a la incapacidad permanente en cualquier de sus dos vertientes, será necesario que la depresión sea diagnosticada como crónica. Si la depresión es pasajera o leve, lo más que conseguirás es acceder a una incapacidad temporal, que tiene una duración máxima general de 12 meses.

Ello no obsta a que si vencido ese plazo de 12 meses persisten los síntomas que motivaron tu baja, puede extenderse esa baja temporal y de forma excepcional, durante 6 meses más. Una vez transcurridos los 18 meses y si no estás recuperado o recuperada de la depresión, deberás pasar por el Equipo de Valoraciones Médicos o tribunal médico.

 

¿Qué se tendrá en cuenta para conceder la incapacidad?

¿Qué comprobará el Equipo de Valoraciones Médicas? Ese tribunal evaluará las funciones básicas de tu profesión y las capacidades personales de que dispone el trabajador solicitante. Es por eso que resulta necesario que dispongas de un informe pericial psicológico. Ese informe, que deberás utilizar como prueba en el proceso de solicitud de la incapacidad, indicará si es viable y posible que en tus circunstancias personales, puedas trabajar.

 

Depresión y patologías asociadas

En no pocas ocasiones, la depresión viene acompañada de otras patologías (por ejemplo, trastornos alimenticios como anorexia o bulimia). En esos casos y para valorar el acceso a la incapacidad permanente, deberán valorarse todas las secuelas en conjunto. Es decir, no deberemos centrarnos sólo en la depresión crónica, sino que deberemos observar si estamos ante otras patologías que aparecen de forma simultánea.

Solicitar asesoramiento

¿Cómo afrontar el Tribunal Médico?

Hablando de depresión como patología que puede dar lugar a una incapacidad permanente total o absoluta, hemos de tocar este tema. ¿Cómo supero el tribunal médico? Recuerda que el Instituto Nacional de la Seguridad Social o INSS no concede incapacidades permanentes sin más. De ahí que debas preparar la visita al tribunal médico.

Si bien no podemos garantizarte el éxito, podemos darte una serie de tips. Intenta estar tranquilo y responde a las preguntas del tribunal teniendo en cuenta tus dolencias y como éstas afectan al desarrollo de tu trabajo pasado o de cualquier trabajo que puedas realizar. Si por ejemplo te preguntas que como estás o si te encuentras bien, no respondas que bien por cortesía. Haz hincapié en tus dolencias y las dificultades que tienes para superar la cotidianeidad del día a día.

Si te preguntan si has mejorado de tu enfermedad, no tengas miedo a decir que no. Si has empeorado, házselo saber al tribunal y explícale porqué no has mejorado o porqué has empeorado. Explica las dificultades con las que te encuentras cada día para levantarte o para salir de casa. Recuerda que lo que no digas tú, nadie más lo dirá por ti a excepción de lo que digan los informes médicos.

Otro consejo es que te presentes ante el tribunal médico con todos los informes médicos de que puedas valerte. Además de presentarte con ellos, conviene que uno o dos días antes los leas y sepas qué se dice en ellos. No es bueno caer en contradicciones y de ahí la necesidad de que tu discurso coincida con lo que en su momento, expusiste a los médicos especialistas.

 

Conclusiones

La depresión como patología puede dar lugar a una incapacidad permanente total o absoluta. Ahora bien, no en todos los casos. Debe tratarse de una enfermedad diagnosticada como crónica. Además, deberá valorarse qué implicaciones tiene la depresión en tu día a día.

El tribunal médico evaluará la documentación clínica y la exploración que hagan el día de tu visita. Sólo si se acredita que no puedes volver a tu anterior trabajo o que no puedes trabajar, optarás a alguno de los dos tipos de incapacidad permanente.

Sin lugar a dudas, válete de toda la documentación médica posible. En tu caso, es muy recomendable contar con un informe pericial psicológico. Recuerda que de la fuerza y claridad de los informes médicos que aportes, dependerá la concesión de una incapacidad permanente.

Por último, prepara la visita al tribunal médico. Lee detenidamente los informes médicos y repasa mentalmente qué cosas puedes hacer y qué cosas no en tu actual estado. ¿El abatimiento que sientes te deja postrado en la cama? ¿No quieres salir de casa? ¿Has tenido ideaciones suicidas? Es bueno hacer un ejercicio sincero de introspección antes de visitar al tribunal.

No tengas miedo. Antes de la visita al tribunal médico hablaremos y repasaremos contigo qué debes decir sí o sí. Conviene hablar y remarcar aquellos puntos que siendo verdad, conviene que enfatices para señalar la necesidad de acceder a la incapacidad permanente.

 

[1] ¿What is depressión? American Psychiatric Association.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *