Qué es un despido disciplinario

Qué es un despido disciplinario
4.8/5 - (73 votos)

En una entrada anterior hablamos de despido disciplinario a un trabajador con cámara oculta. En esta ocasión te exponemos qué es un despido disciplinario. Si el tema te interesa, ¡Sígueme!

¿Qué es un despido disciplinario?

Por despido disciplinario entendemos la extinción de la relación laboral del trabajador cuando éste comete alguna infracción grave y culpable (con voluntad de cometerla). Se trata del despido más habitual aunque podemos adelantar que no toda infracción grave permite el despido disciplinario.

El despido disciplinario viene recogido en el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores. Ese artículo dice que el empresa puede despedir al trabajador que cometa un incumplimiento grave y culpable, al cometer:

  1. Faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo.
  2. Indisciplina o desobediencia en el trabajo.
  3. Ofensas verbales o físicas al empresario o personas que trabajan en la empresa .
  4. Transgresión de la buena fe contractual o abuso de confianza en el desempeño del trabajo.
  5. Disminución continuada y voluntaria en le rendimiento de trabajo normal o pactado.
  6. Embriaguez habitual o toxicomanía, «si» repercute negativamente en el trabajo.
  7. Acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresa o personas que trabajan en la empresa.

Solicitar asesoramiento

Motivación del despido

El despido debe estar motivado en la carta de despido que te hayan dado. En primer lugar porqué genera indefensión ser despedido de forma disciplinaria sin saber el motivo. El despido ha de estar motivado en segundo lugar, porqué tienes derecho a impugnar la decisión de la empresa. En otras palabras, la carta de despido, que ha de ser escrita, debe proporcionar al trabajador un conocimiento claro del despido, suficiente e inequívoco de los hechos por los que se le despide [1]. Además, la carta de despido ha de contener la fecha de efectos del despido.

Hablando de qué es un despido disciplinario y su motivación, debes saber que cualquier hecho no expuesto en la carta de despido, no podrá ser expuesto en un futuro proceso judicial si el trabajador decide demandar contra el despido.

¿Quién acredita el motivo del despido?

Además de saber qué es un despido disciplinario, es necesario saber quien debe acreditar la comisión de una infracción o infracciones meritorias de despido. Si la empresa o tú. Pues bien, has de saber que es la empresa la que ha de probar que has cometido la infracción que ha supuesto tu despido [2]. Recuerda que así lo impone el artículo 105.1 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social. Si la empresa no lo consigue, el despido será considerado como improcedente.

¿Cómo impugnar un despido disciplinario?

Después de hablar acerca de qué es el despido disciplinario, pasamos a tratar cómo impugnarlo. El artículo 103 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social nos indica cómo impugnar un despido disciplinario. El trabajador tiene 20 días hábiles (sin contar fines de semana y festivos) para impugnar el despido Si pasados esos 20 días no has impugnado el despido, no podrás hacer nada contra la decisión del empresario.

El trabajador deberá presentar papeleta de conciliación y después demanda si es que no llega a un acuerdo con la empresa en le acto de la conciliación administrativa. En relación a ese acto de conciliación previo a la demanda, puede concluir con avenencia (con acuerdo), sin avenencia (sin acuerdo) o intentada sin efecto si la empresa no se presenta al acto.

Si no llegas a acuerdo y presentas demanda, el Juez de lo Social deberá calificar el despido como procedente o improcedente. Si el despido se declara improcedente, le corresponderá al empresario readmitir al trabajador, despedirlo indemnizándole como un despido improcedente o bien intentar de nuevo un despido disciplinario si los hechos suponen otra infracción y ésta no ha prescrito.

Motivos para impugnar el despido

El despido disciplinario puede impugnarse por dos razones. En primer lugar, puede que la empresa no haya seguido el procedimiento exigido por el Estatuto de los Trabajadores o el convenio colectivo. En segundo lugar,  puede impugnarse el despido cuando los hechos expuestos en la carta de despido no son ciertos o no tiene gravedad suficiente.

Para saber cómo afrontar la papeleta de conciliación o la demanda posterior, es importante realizar una buena estrategia y exponer las razones que en cada caso sean necesarias. En esa labor, también podemos ayudarte para maximizar las posibilidades de éxito.[

Solicitar asesoramiento

Improcedencia del despido

Si el despido es declarado improcedente, la empresa puede optar entre readmitir o indemnizar. Si la empresa opta por abonar la indemnización que corresponda si el Juez declara el despido disciplinario como no justificado, el trabajador tiene derecho a una indemnización. Por el tiempo trabajado hasta febrero de 2012, hablamos de 45 días  por año trabajado hasta un máximo de 24 mensualidades. Desde febrero de 2012 hasta la actualidad, 33 días de trabajo por año trabajado hasta ese máximo de 24 mensualidades.

Nulidad del despido

Si los tribunales declaran que el despido es nulo, tendrás derecho a reingresar en la empresa, con el cobro de los salarios dejados de percibir desde la fecha del despido. Puede que te interese conocer cuáles son las causas y efectos del despido nulo. Si sigues teniendo dudas, puedes contactarnos.

¿Se puede cobrar paro tras un despido disciplinario?

Todo trabajador despedido queda en situación legal de desempleo, lo que comporta que tras el despido se puede acceder al paro. Para ello, el trabajador debe haber cotizado al menos 1 año en los últimos 6 para tener derecho al paro.

Despido pactado y paro

Hablando acerca de qué es un despido disciplinario, cerramos este artículo con un comentario interesante. Es relativamente frecuente que empresa y trabajador acuerden un despido disciplinario. Así, la empresa no abona indemnización alguna y el trabajo tiene derecho al paro. Ve con cuidado con esa práctica, pues supone un fraude a la Seguridad Social. ¿Por qué? Porqué si se entiende que el despido es un «apaño», puede que te quedes sin poder acceder al paro.

 

[1] Tribunal Superior de Justicia de Madrid. Sentencia 22/2007 de 15 de enero. Recurso 4452/2006

[2] Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de Málaga. Sentencia 953/2014 de 12 de junio. Recurso 738/2014

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *